Travel2latam
Hoteles - Costa Rica

Hotel Águila de Osa, la mejor opción para vivir la aventura marina y lo autóctono

Autor: Por Milagro Arias Rodríguez

19 oct 2016 - Las lanchas llevan los huéspedes. Si se tiene suerte los delfines reciben, pero lo que si es seguro, es una manada de aves diversas dando la bienvenida, el verdor del bosque, y el agua tranquila que rodea Bahía Drake

Esta zona está descrita por National Geographic como "el lugar biológicamente más intenso sobre la tierra", la Península de Osa, sitio que se extiende dentro del Océano Pacífico en el sur oeste de Costa Rica. Arqueólogos e Historiadores Étnicos todavía están desenmarañando el misterioso pasado de esta región.
Y precisamente ahí, en medio de un bosque natural conservado a un 70%, está la construcción del Hotel Águila de Osa, mezclado de forma complementaria con la naturaleza que lo rodea, donde resalta el bambú en todas sus áreas y hasta en las camas de las habitaciones. En una propiedad de exuberante vegetación y una atmósfera muy intima. Su propietario, Bradd Johnson recibe de manera personal a todos los huéspedes, quienes se van conociendo poco a poco entre ellos mismos, y eso es asegurado.
Diversidad de nacionalidades se reúnen en el “Great Room” lugar donde llegan “los viajeros del mundo” y sitio responsable de crear amistades, compartir vivencias, además del desayuno, almuerzo y cena.
El Hotel Águila de Osa se comprometió al 100% con la hospitalidad sostenible, tiene sus propios barcos, instructores de buceo y guías para practicar el snorkeling así como la pesca deportiva.
Este hotel además utilizó maderas finas en su construcción, trabaja con programas de reciclaje, y mantienen un compromiso comunal.
Aquí se cuenta con una finca propia de donde se obtiene mucho de lo que se consume como las papayas, piñas, plátanos, bananos, cacao, yuca, tiquizque, Malanga, papa chiricana, limones criollos y mandarinos, guayaba, guaba, guanábana, mandarinas, marañones, y muchas otras frutas, además de múltiples hierbas y verduras.
“Primero, estamos simplemente obsesionados con el compromiso de que lo fresco es lo mejor, y que la menor distancia que los alimentos tengan que ser traslados desde la fuente hasta el plato es primordial”, comentó Johnnson.
Lo segundo, es la gastronomía sostenible que expresa lo mejor de la creatividad culinaria. Por ejemplo, para pancakes, en vez de sirope de maple, hacen su propio sirope de la caña de azúcar café. Otro endulzante natural para pasteles es elaborado con miel comprada a un apicultor local, así como la caña. “Nos creamos el reto a nosotros mismos de crear con frutas y vegetales nativos e indígenas. Ahora trabajamos con Arazá que es un tipo de guayaba local”, comentó Bradd.
“El tercer punto, radica en que apoyamos la comunidad local. Nuestro queso y otros productos lácteos son adquiridos de granjeros locales. También adquirimos frutas y productos que no cosechamos en nuestros jardines orgánicos. También hay ingredientes humanos vitales, todos nuestros colaboradores son locales, desde los chefs, cocineros, guías, hasta los gerentes de las propiedades, los amas de llaves y saloneros. Invertimos en el futuro de Osa con los recursos humanos que mantendrán la economía local y nuestro futuro colectivo”, explicó Olman Brenes, Gerente del Hotel.
Todo incluido en Águila no significa lo común.
La comida en Águila es una experiencia de clase mundial en uno de los destinos más exóticos a nivel mundial. Ellos no operan una cocina industrial ni cocinan alimentos a granel. The Great Room es supervisado por el chef ejecutivo Olmos Dixon e incluye un chef pastelero a tiempo completo, además de un staff de cocineros y asistentes bien preparados. Este es un restaurante, con opciones, platillos cuidadosamente bien organizados, complementándolos con una impresionante lista de vinos, cocteles, y otras bebidas.
El menú de cena cuenta con tres opciones por día. Los colaboradores son expertos en satisfacer las necesidades alimenticias, y con el pasar de los años han mejorado las opciones para vegetarianos, veganos, y aquellos que necesiten alimentos libres de gluten, lactosa, o dietas bajas en sal.
Los postres son una obra de arte, no solo un plato de frutas, la chef de pastelería en Águila, Gerlin Ledezma Jiménez, ha practicado ampliamente en la creación de pasteles, desde los postres tradicionales de Costa Rica como el tres leches y tártaras de manzana, mousse de chocolate, tártara de limón, y sus ahora reconocidas mundialmente galletas de coco con chocolate — las cuales les apasiona a los huéspedes de todo el mundo.
Cuando un huésped va a un tour en Águila de Osa, el almuerzo y los snacks no son solo un sándwich y una botella con agua. En Águila, creen que sus huéspedes merecen un fabuloso almuerzo de pic nic, por lo que se esmeran en elaborarlo, justamente como lo hacen en cada uno de los platillos servidos en The Great Room.

Great Room
Desde nuestros origines, los seres humanos se han reunido en un lugar central para compartir los tiempos de comidas, contar historias, e intercambiar tradiciones que definen nuestras comunidades. Las áreas de reunión eran frecuentemente sostenidas por estructuras especiales, lo cual es una tradición bastante marcada dentro de las comunidades indígenas de América.
De las grandes casas de los Iroqués y las grandes Kivas Anasazi en América del Norte, a los salones utilizados por los Incas y Aztecas, las casas xaponos de los Yanomami en la Amazonia, los ranchos construidos por los Guaimíes en la Península de Osa, todos estas expresiones arquitectónicas son los que conllevan a este concepto de un gran salón centralizado.
En Águila de Osa esta tradición de comer juntos y compartir historias cuando los huéspedes se reúnen en The Great Room en Águila de Osa se vive.
Durante muchos años, The Great Room ha sido el lugar de nacimiento para amistades que han durado décadas. Más que un restaurante, más que un comedor, The Great Room es el lugar de reunión para viajeros del mundo donde el río Agujitas llega a la Bahía Drake. Este es el lugar donde comparten y dialogan sobre las aventuras diarias a través de conversaciones y fotografías, realmente conociéndose uno a otro.
Y es aquí, en The Great Room, donde cada huésped de Águila es inmerso en un de las únicas, y más finas experiencias culinarias.

Águila de Osa
2 suites y 11 habitaciones con vista al mar.
Restaurante al aire libre de cocina abierta

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias